No eres tú. Somos los dos

Demasiado alta, demasiado grande, demasiados rulos. ¿Y tú? Demasiado raro, demasiado facho, demasiado comunista, demasiado tonto, demasiado inteligente. Cariño, no eres tú. Somos los dos.

Estas son las historias de cuando bajé Tinder,  me volví adicta y luego me rehabilité.

Lee el texto completo aquí

 

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s