Sin fines de lucro

Mi profe del martes, por tercer martas consecutivo, fue con la misma ropa a clases. Incluso tenía el mismo sostén.

Mi profe del jueves en la mañana insiste en ponerse unos zapatos de plástico que fueron furor el año 98 (mi mamá me compraba). Mi profe del jueves en la tarde llegó con una camisa que le quedaba demasiado justa en los hombros y muy suelta en las caderas. En el bolsillo del pecho, tenía un lápiz bic y un loto. Debe ser difícil ser profesor de una universidad “sin fines de lucro”

 

.

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s