Año 60 a.F.

Una amiga alemana me mostraba su ciudad en un helado día de diciembre. Me contaba que en los años sesenta, la locomoción subió abruptamente. La gente estaba enojada y se rehusaron a utilizar el transporte público a modo de protesta. Aquellos que tenían autos, inscribieron sus recorridos fijos y sus horarios. Aquellos con bicicletas, las prestaban y las dejaban en puntos estratégicos. Había organizadores, que controlaban los “recorridos” en esquinas de la ciudad. Así funcionaron un buen tiempo: en perfecto orden. Su papá era uno de los organizadores y me mostró el paradero que tenía asignado. “¿Te lo imaginas? y sin Facebook ni nada”.

 

 

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s