Fumo

Fumo de nervios, pero fumo. Fumo angurri y relajada. A veces, después de una comida y a veces, con hambre. Nada más rico que fumar con un expreso o fumar con un copete heladito. Hay gente que fuma con normas: cuando toma, fumador social, fumador bajo stress. Yo fumo solamente. Fumo cuando me dan ganas y cuando me ofrecen un cigarro para no ser descortés. Fumo. Lo que más me gusta es el ritual. Hacerme mis cigarros. Preparar el papel, sacar el tabaco que siempre huele tan bien, rolar, prender y fumar. Me gustan los hombres que fuman pipa y me cargan las minas que fuman en los carretes con el cigarro en una mano y el copete en la otra. Fumar en invierno es más rico y me gusta el olor que deja en mi pelo. Varias veces he querido parar, pero me molesta dejar de hacer algo que me gusta tanto. Fumo y si no me mata el cigarro, me matara la mayonesa, el amarillo crepúsculo o un pelotudo al volante que me va a atropellar cuando ande en bici por ahí.

 

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s