Celopatía

Fue sutil. Primero fue un mensaje un día cualquiera en la mañana. Con el tiempo, se atrevió a llamarme y cada día conversábamos otro poco. Me ofreció un futuro juntos, promesas maravillosas, todo sonaba precioso. Nos fuimos haciendo más cercanos. A veces me llamaba más de una vez al día. Las cosas no son perfectas para siempre. Rechacé sus propuestas y se puso más insistente aún. Me llamaba a horas absurdas: 8 am un sábado, 4 am un lunes, 11 pm un viernes. Tuve miedo y ya ni contestaba. Guardé su número y le cortaba de inmediato. Hasta que un día lo amenacé con abogados y Movistar nunca más me llamó.

DSC_1527

.

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s